El América ya ganó…

El América ya ganó…

Amaneció como “trending topic”, arrasando en las redes sociales y volviendo un escenario mediático que el club siempre necesita. El francés Jérémy Ménez es la razón de ello. Un jugador con cinco goles en sus últimas tres temporadas europeas. Con 30 años, ha caminado por aquí y por allá, generando esperanza y dudas en su carrera. Un futbolista irregular. Pero eso no importa o importa poco. El América necesita de una ilusión a la cual aferrarse y Ménez ha dado sus primeros resultados sin ni siquiera haber pisado la cancha de Coapa.

LOS ANGELES, CA.- Justo el día en que comienza la nueva temporada del futbol mexicano, el América ha vuelto a ser “trending topic”, la nueva escala de medición sobre la capacidad mediática de una persona o de una entidad. Y el América es un club que históricamente ha vivido de “golpes mediáticos”. El francés Jérémy Ménez puede terminar funcionando o no, pero ya hoy, aún lejos de la cancha, ha dado sus primeros resultados de acuerdo al pensamiento y doctrina americanista.

Sólo cinco goles en las últimas tres temporadas, su última anotación se remonta a febrero pasado, Ménez fue, en su momento, parte de una generación que dominaban futbolistas franceses de la talla de Karim Benzema y de Samir Nasri. Después, su desarrollo se perdió en la irregularidad. Mónaco, Roma, Paris Saint Germain, Milan, Burdeos y hasta su recaída en el futbol turco con el Antalayaspor. El América quiere que además de goles, genere juego y desborde, sobre todo por la parte izquierda, que es su favorita en el campo de juego.

El América ha utilizado, finalmente, el modelo que puso en marcha el campeón Tigres con el también francés André Pierre Gignac. Compararlos es, prácticamente, imposible, Gignac venía de triunfar en el Olympique de Marsella y a Ménez no lo extrañarán demasiado en la Superliga turca.

Puede que Ménez no termine funcionando para las necesidades americanistas, pero ya ha cumplido con uno de los preceptos más importantes del club: generar esperanza a través del perfil de un jugador que ha pisado o que en su momento prometía jugar en otro nivel del juego. El América abandono esa parte de su propia historia, incluso en la última gran época ++la que encabezo Ricardo Peláez como directivo++ donde parecía más avocado en contratar del mercado interno, jugadores ya probados en la Liga que en apariencia no significaban ninguna clase de riesgo más que le de soportar la opresión de jugar en un equipo de mayores dimensiones pasionales como el América. Pero ir al extranjero, ir al “más allá” y buscar algo diferente, es algo que había dejado de hacer el popular club mexicano. Hoy, lo hace. Con el riesgo que ello implica, pero con la certeza, insisto, de que su “pueblo” esta ya satisfecho incluso mucho antes del primer gol del futbolista francés.

El América es un club mediático que vive siempre en el mundo mediático. Hoy, a horas de comenzar la temporada, ya ganó, ganó en los medios, a través de una “explosión” de esperanza, arrasando en las redes sociales siendo el “trending topic” de la mañana y generando ilusión en su poderoso y siempre orgulloso pueblo.

Deporte