Hasta siempre, Dana Scully

Hasta siempre, Dana Scully

Fox Mulder y Dana Scully (o los actores David Duchovny y Gillian Anderson) como todos los fans querían verlos:en la cama.

Quién sabe si harta de que, cada vez que se relanza la serie, le ofrezcan cobrar la mitad que al crédulo Fox Mulder, o si, simplemente decidida a mover ficha y dar un final digno a su personaje, Gillian Anderson ha decidido que, después de la undécima temporada, que arranca este lunes en España, deja ‘Expediente X’. La echaremos de menos. Todos, menos Chris Carter, que no piensa detenerse ante nada.

Afortunados los norteamericanos porque la noche del pasado miércoles ya pudieron disfrutar del primer capítulo de la undécima temporada de Expediente X y, también, del primero de lo nuevo de Ryan Murphy, 9-1-1, un ir detrás, a su delirante manera, de los servicios de emergencias, y las más estrambóticas de las llamadas. Aunque los amantes de los casos de los agentes especiales Dana Scully y Fox Mulder no van a tener que esperar demasiado para disfrutar de la nueva, y puede que última, temporada de la serie, que llega a Fox España (vía Movistar) el lunes 8 de enero. De ella, por el momento, poco se sabe, más allá de que Gillian Anderson se quejó, y con razón, de que no había una sola mujer entre las guionistas de esta nueva temporada, y que, de hecho, sólo ha habido dos en la historia de la serie, que consta, nada menos, que de 208 episodios: ella misma, que escribió y dirigió uno de la séptima, y Sarah Charno, que se encargó de dos de la segunda temporada.

Y que Chris Carter, animado por el éxito que tuvo el humor en la pasada temporada de comeback, la ahora entendida como décima temporada, y en realidad, minitemporada de transición, se ha decidido a escribir y dirigir su propio capítulo cómico (el tercero de esta nueva tanda). También, que regresarán los dobles jóvenes de Mulder y Scully, la maravillosa Claire de A dos metros bajo tierra (Lauren Ambrose), llamada, en la serie, agente Einstein, y el ex Scooby-Doo Robbie Amell, como agente Miller. Y que el hijo de Mulder y Scully (ajá, tuvieron un hijo, al parecer, bastante superpoderoso, pero lo dieron en adopción hace 14 años, y desde entonces, nada sabíamos de él) va a tener un protagonismo especial (se dice que «clave»). ¿Y algo más? Sí, algo más. Y es algo horrible: que Dana Scully nos deja.

¿Cómo? ¿Va a morir Dana Scully? Uhm. Tanto no sabemos. Lo único que sabemos, y es noticia de hace unas horas, es que Gillian Anderson no va a volver. Que ya dijo, cuando tuvo que pelearse por enésima vez por que le pagaran lo mismo que a su partenaire(sí, estas cosas aún pasan), porque lo que le ofrecía nuestro querido Chris Carter era la mitad de lo que le ofrecía a Duchovny, teniendo en cuenta que hacen exactamente el mismo trabajo y que no es que Duchovny sea más famoso que Anderson en estos momentos, cuando ella encabeza artefactos de culto como The Fall mientras él sigue a la caza de casi cualquier cosa (y no estamos hablando únicamente del, en muchos sentidos, risible y sin sentido Californication), que esta undécima temporada sería la última que haría.

En su línea de huida hacia delante, la Fox y el propio Carter no se lo tomaron en serio y por eso ahora sorprende que, en las primeras entrevistas de promoción de la temporada, Anderson repita que «no habrá más Dana Scully». «No sé de qué se sorprenden. Lo que a mí me sorprendió fue que se lanzara una temporada 11. Creí que íbamos a volver sólo para la miniserie. Y he aceptado esta nueva temporada, pero será la última», ha dicho, hace no demasiado. A lo que Chris Carter ha respondido con algo parecido a un «ya veremos», porque su intención es la de que la serie continúe. «La verdad sigue ahí fuera», ha dicho.

En vistas de la fase de negación en la que se encuentra el creador, lo más probable es que si se ha escrito un final para Dana Scully, sea un final abierto. Es decir, Scully puede largarse, pero en ningún caso va a morir (esperemos). Ya ha ocurrido antes. El propio Duchovny, pese a cobrar el doble que su compañera, lo dejó después de la séptima temporada, harto de decir en todas partes que la serie le parecía «una tontería». Entonces, la franquicia siguió su curso durante dos temporadas más, en las que Scully llevó todo el peso de la trama, ejerciendo de maestra de un aprendiz que no era más que eso, un aprendiz, por lo que era ella quien a la vez debía ser Mulder y Scully (creer y no creer). Así que podría darse el caso que Duchovny, en su propia huida hacia delante, decidiese seguir tras esta undécima temporada, y fichar, por qué no, a la agente Einstein (Ambrose), o por qué no, a los dos, a Einstein y a Miller, y convertirse en el agente veterano que pasa el testigo, el Morgan Freeman de lo paranormal. Pero no desesperemos. La buena noticia de la undécima temporada es que Glen y Darin Morgan (autores de los mejores capítulos de la historia de la serie) figuran en el reparto de directores, y que también lo hace otro clásico del humor absurdo en la serie: James Wong. Y que, entre los actores fichados, se encuentra nada menos que Haley Joel Osment, el crío de El sexto sentido, convertido en un tipo enorme, a juzgar por su papel en lo último (y divertidísimo) de Kevin Smith: Yoga Hosers.