Descubren ‘La colina de Montmartre con una cantera’, un dibujo de Van Gogh.

Descubren ‘La colina de Montmartre con una cantera’, un dibujo de Van Gogh.

Paris Francia a 16 de Enero de 2018.-El empresario holandés John Fentener van Vlissingen (izda) y el director del Museo Van Gogh Axel Ruger observan el dibujo del pintor. 

El legado de Vincent van Gogh es mayor de lo esperado, o al menos del conocido hasta ahora. Los catálogos de este artista holandés incluirán a partir de ahora dos nuevos dibujos hechos con tiza que retratan la colina de Montmartre, uno con una cantera y el otro sin ella, dibujados desde una distancia de 50 metros uno del otro, en 1886.

El maestro holandés los dibujó entre Paris y Amberes, donde estudiaba en la academia. Los expertos del museo de Van Gogh en Ámsterdam acaban de certificar que son reales, que fue este artista quien los dibujó y que hasta ahora estaban fuera del radar porque andaban en manos privadas o porque se desconocía su existencia.

«Los dos dibujos están claramente hechos por la misma mano y el estilo está relacionado con los dibujos modelo que Van Gogh hizo por primera vez en Amberes en 1886 y terminó en Paris, en el estudio Cormon», dice el investigador Teio Meedendorp, en un comunicado del museo que celebró hoy este descubrimiento.

Los materiales de dibujo que se han utilizado son «idénticos» en ambos bocetos y los temas «se pueden vincular a las pinturas» que Van Gogh hizo en Montmartre en la primavera y el comienzo de verano de ese año. Estos trabajos se han presentado esta mañana en el Museo Singer, en Laren, y estarán expuesto hasta el 6 de mayo junto a obras de Monet, Renoir y Picasso, entre otros.

La colina de Montmartre con cantera mide 31 por 48 centímetros y es de la Fundación de Arte Van Vlissingen, que lo adquirió de una colección privada extranjera y el museo Van Gogh investigó y concluyó que es realmente una obra del artista. Sobre el segundo trabajo, de 32 por 48 centímetros, no se pudo demostrar que era un Van Gogh hasta que se comparó en estilo y material con el primero.

Las dos obras ilustran una época en la que el artista aún estaba buscando su propio estilo, en la época de invierno- primavera de 1886. Por la forma de dibujar, estos bocetos muestran el proceso de aprendizaje de Van Gogh cuando aún seguía un estilo tradicional, poco antes de su reinvención en su pequeño estudio de Paris.

Los expertos han estado investigando este descubrimiento de Van Gogh desde 2013, cuando el dibujo apareció entre el legado de Georgina Vermeer. Había comprado el dibujo en 1917, por su admiración a este maestro, aunque el trabajo desapareció durante años, hasta que su nieto lo recuperó hace unos cinco años y lo puso en conocimiento de los expertos.

El otro dibujo, de cuya existencia se conoce hace más tiempo, estaba en manos de un coleccionista privado y existían muchas dudas sobre su autor debido al «carácter académico» de la obra. Sin embargo, la confirmación del otro dibujo permitido certificar que este es también un verdadero Van Gogh y que se hicieron en la misma época.

Hay más de 900 dibujos de Van Gogh y decenas de cuadernos de bocetos elaborados por este artista. Del total, unos 500 dibujos se encuentran custodiados por el Museo de Van Gogh, junto con los cuadernos, en Ámsterdam. No es muy frecuente que se hagan este tipo de descubrimientos de un artista tan estudiado. De hecho, desde 1970, cuando se hizo un último catálogo, se han descubierto nueve dibujos y siete pinturas

Sin categoría