Chicharito y Lozano van a la nevera.

El delantero del West Ham vuelve a ser suplente y la promesa mexicana del PSV Eindhoven afronta un severo castigo por indisciplina.

Europa a 24 de Febrero de 2018.-En la tierra del You’ll Never Walk Alone, Chicharito estuvo en la deriva. El delantero mexicano volvió a su lugar en la jerarquía, el de suplente en la derrota 4-1 del West Ham a manos del Liverpool. David Moyes le mandó al banquillo al recuperar a jugadores de la enfermería.

Hernández tuvo poco para mostrar a un espectador especial en Anfield. Solo ocho minutos para desgastar el césped en espera de un pase. El seleccionador de México, Juan Carlos Osorio, hizo una parada para intentar ver a su pupilo.»Estoy jugando con una sonrisa en mi cara», dijo Chicharito la semana pasada,estoy feliz no solo porque estoy jugando mi juego sino porque puedo sentir que mi agudeza vuelve». Y esa sagacidad no se mostró contra el Liverpool.

El lugar de Chicharito Hernándezfue ocupado por Manuel Lanzini, un mediapunta argentino que permite a Marko Arnautovic jugar más suelto en la cancha. El exdelantero del Real Madrid ha brindado una movilidad interesante para su equipo a la ofensiva al desprenderse hacia las bandas y merodear el área para algún remate. Esta vez, solo vio de lejos lo que hace uno de los delanteros que han marcado la temporada, el egipcio Mohamed Salah.

Javier Hernández se aprovechó de la epidemia de lesiones en el equipo de los Irons. A Moyes no le quedaba de otra: necesitaba de un atacante. Junto con su agente, el mexicano valoró dejar el club en la pasada ventana de transferencias. La contingencia en el West Ham provocó un cambio de planes. Hernández se quedó. El club apostó para fichar a un generador de fútbol como Joao Mario. Chicharito alcanzó siete goles en la campaña, una cifra aún insípida.

El pesar llamado Hirving Lozano

Solo un desliz podía frustar la gran campaña de Hirving Lozano en el PSV Eindhoven. La promesa mexicana se ganó una tarjeta roja tras soltarle un puñetazo a un rival del Heerenven, Woudenberg. La sanción le privó tres partidos y su club apeló para reducir la baja. El Comité Disciplinario del fútbol holandés aumentó el castigo a cuatro partidos.

Lozano, líder de goleo en Holanda con 13 tantos, ha coleccionado dos expulsiones y tres tarjetas de amonestación en su primer año en Europa. El juvenil de 22 años dejó el fútbol mexicano como uno de los jugadores más golpeados, aunque hubo quienes trataban de justificarlo. «No solo es el que más faltas recibe por lo habilidoso que es, sino porque también, normalmente, suele ser un mal ganador. Se burla, reta a los defensas, muchas de esas faltas o patadas, de alguna manera, él se las gana», comentó Fernando Navarro, uno de sus rivales del club León, el año pasado.

Tras su desembarco a Holanda, Hirving Lozano se ha presentado ante el fútbol internacional como un virtuoso extremo que puede despuntar por los dos costados. Eso ha contagiado al PSV para liderar la Liga holandesa con cinco puntos de diferencia del Ajax. El regreso de Lozano será hasta el 31 de marzo contra el NAC Breda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.