De fiesta por México.

De fiesta por México.

Más de 4.000 personas acuden al concierto organizado por Les nits del’art, EL PAÍS, AS y Los 40 Principales cuyos beneficios ayudarán a reconstruir los inmuebles afectados por los terremotos.

Ciudad de México a 6 de Marzo de 2018.-Más de 4.000 personas acudieron el pasado miércoles a apoyar a las víctimas de los terribles terremotos que sufrió México el pasado septiembre. 36 artistas sirvieron de reclamo. El concierto México. Es que me acuerdo se convirtió en una suerte de festival condensado en una sola noche gracias a la solidaridad de todos los participantes. Los fondos obtenidos con la venta de las entradas se cederán a la Fundación Harp Helú de Oaxaca, que se dedica a la construcción y restauración de viviendas y edificios históricos destruidos o dañados por los temblores.

La noche resultó, como ya se vaticinaba, vibrante. La organización corrió a cargo de Les nits de l’art, que se encargó de gestionar las actuaciones. EL PAÍS, AS y Los 40 Principales pusieron su capacidad de comunicación y convocatoria al servicio del evento.

EL PAÍS quiso implicar al mayor número de participantes posibles. Los alumnos de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS también acudieron al evento a disfrutar de él y a ejercitar su capacidad de informar a través de las redes sociales. Se les encargó que empleases sus cuentas de Twitter e Instagram para cubrir el evento. Como relata Alejandro Fernández, uno de los alumnos, jugaron con vídeos, directos y el hashtag #Méxicoesquemeacuerdo. Lo complicado para él fue «discriminar qué dejar fuera», ya que el concierto tuvo muchos grandes momentos.

María Fernanda Caballero, su compañera, se queda con Miguel Ríos recordando que España le debe a México muchos agradecimientos. Ella cubrió el acto como periodista, pero además de la práctica que realizó, vivió un momento especialmente emotivo: Caballero no solo es mexicana, sino que estaba en su país cuando el suelo tembló. “Se derrumbaron dos edificios como a cinco minutos de casa”, recuerda. “Los primeros tres días todos los del DF estábamos en shock y yo me volqué en trabajar porque era lo único que podía hacer”, añade.

Aunque han pasado cinco meses reconoce que todavía se asusta con algunos sonidos que le recuerdan a las alarmas sísmicas. Durante el concierto todos esos sentimientos estuvieron muy presentes y reconoce que se sintió emocionada con la solidaridad que mostraron las bandas españolas, con guiños hacia la cultura y el pueblo mexicano: «Fue un acto español, pero que demostró todos esos lazos que nos unen».

Cultura