Un mes sin agua y pérdidas por 30 millones de pesos, genera enojo a vecinos de la calle Virrey de Mendoza

A. MOLINERO

Enojados se encuentran los vecinos de la calle Virrey de Mendoza ubicada en el Centro Histórico debido a que desde hace más de un mes que no les llega agua, primero, por los trabajos de reparación de la arteria y segundo, por la negligencia de las autoridades del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (Ooapas) y de la propia constructora quienes decidieron que el diámetro del tubo que les abastece del vital líquido y que era de 20 pulgadas, ahora fuera reducido a uno de 4 pulgadas lo que consideran algo ilógico para que el agua pueda subir a sus domicilios.

Los molestos vecinos señalaron que antes de que iniciaran los trabajos de mejoramiento de la calle, el abasto de agua era de manera constante y suficiente pero a raíz de que iniciaron los trabajos, las autoridades decidieron que el tubo que abastece los domicilios era demasiado grande por lo que decidieron reducir a uno mucho más pequeño, lo que está ocasionando por lógica, que el agua ya no suba ni al primer piso.

Al ser una zona comercial, sostuvieron que las pérdidas por el retraso en la entrega de la obra y la falta del agua, ascienden aproximadamente a los 30 millones de pesos en los más de 3 meses que ha durado la reparación de la calle Virrey de Mendoza.

Fue por ello que el pasado lunes, los vecinos colocaron una manta que abarca de lado a lado la calle Virrey de Mendoza lo que obligó a las autoridades del Ooapas acudir a explicar la situación a los vecinos quienes no fueron convencidos de los argumentos expuestos por los funcionarios quienes detallaron, que el nuevo diámetro del tubo era suficiente para que el líquido pudiera llegar a los domicilios sin problemas pero los habitantes demostraron que no era así, por lo que los directivos del Ooapas pidieron que les permitieran tapar las fugas que hay en la calle primero para poder hacer pruebas y comprobar que el agua tiene la presión suficiente.

Ante tal petición de los funcionarios, los vecinos aceptaron esperar a que se reparen las fugas existentes con la advertencia de que en caso de que el agua no llegue con la presión suficiente, exigirán de manera más fuerte que se cambie el nuevo tubo de 4 pulgadas por otro que tenga las 20 pulgadas que tenia el anterior y puedan contar con el servicio del agua como estaba antes de que iniciara la obra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.