Por la «austeridad republicana», delegaciones federales en Michoacán quedan acéfalas, no hay quien firme documentos

A. Molinero

Los que en el gobierno anterior se llamaron delegados de las 50 dependencias federales que hay en Michoacán, este año ya con la administración federal actual y por la llamada «austeridad republicana», fueron llamados encargados de despacho los cuales a partir del pasado lunes 3 de junio dejaron sus puestos, lo que tiene atorados varios trámites administrativos debido a que no hay quien firme documentos importantes para que las dependencias caminen.

Y es que desde el pasado viernes tres de mayo, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador emitió «un memorándum» mediante el cual, explica que durante su gobierno «no puede haber gobierno rico con pueblo pobre» por lo que evitará que los servidores públicos se beneficien de toda clase de bonos, prestaciones y privilegios, o que el gobierno realice gastos excesivos u onerosos en su operación.

El documento recalca que se ha avanzado reduciendo los salarios de los altos funcionarios, «sin afectar al personal operativo y de base» (sic) eliminando el seguro de separación individualizado y el seguro de gastos médicos para funcionarios. «también se redujo el gasto en viáticos y publicidad, y se han generado ahorros a través del combate a la corrupción para orientar recursos hacia los programas integrales de desarrollo».

Agrega el ordenamiento que las medidas, son de observancia obligatoria para toda la Administración Pública Federal que incluye a las dependencias, órganos administrativos desconcentrados, organismos descentralizados, instituciones públicas del sector financiero, empresas productivas , al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y otras entidades como Liconsa, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Procuraduría General de la República (PGR), entre muchas otras.

Entre los 13 puntos y varios incisos, el documento resalta que deben, «desocuparse antes del 31 de mayo, las plazas no autorizadas y ajustarse a las estructuras orgánicas conforme a los procedimientos y plazos existentes», además de que las instituciones deberán realizar el trámite de devolución de esas plazas, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Así, la figura de los delegados desapareció y ahora, los encargados de despacho deberán entregar esas plazas a Hacienda pro lo que las 50 oficinas dependientes de la federación no tienen quien firme documentos y por ende, cientos de trámites administrativos se encuentran literalmente «atorados» hasta que llegue alguien a destrabar lo que hasta la fecha, sigue sin avanzar en esas delegaciones por el cambio de gobierno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.