Sometidos a Trump ¿LA DIGNIDAD INTACTA?

Marco Antonio Aguilar Cortés
El presidente Donald Trump sólo ha sido exitoso, en su política exterior, con México.
Bajo la dura amenaza de imponernos excesivos aranceles, Trump exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador todo: el trapito, el martillito, el clavito, el aceitito, el esfuercito, y el agujerito.
Y el gobierno mexicano le entregó todo, hasta un acto de reconocimiento en Tijuana, disfrazado de unidad nacional para la amistad con EU, en donde como orador sólo faltó el líder religioso Naasón, encarcelado en California.
A cambio, Trump elogia la actitud servil de sus vasallos, y los arrea: «A trabajar duro, muchachitos»; y así, manda mensajes al mundo, pavoneándose de su victoria pírrica.
A China dice: «firmen acuerdo o enfrentarán peores condiciones que México». Amenaza a Europa alentando el Brexit, coacciona a Cuba, ultima a Venezuela, constriñe a Corea del Norte, apremia a Irán, entre otros países, pero sin éxito.
Únicamente ha dominado al gobierno mexicano, poniéndolo entre el muro y la espada arancelaria, y lo ha retenido como su peón de migra.
Trump no ha podido seguir la construcción del muro, entre EU y México, fuerzas políticas estadunidenses lo han frenado; pero él sí obligó al gobierno mexicano, y éste aceptó, en tono de éxito propio, montar un muro con 6 mil efectivos de la Guardia Nacional en su frontera con Centroamérica.
López Obrador, así, traiciona sus principios y a su pésimo modelo migratorio, convirtiendo a México en «tercer país seguro» al servicio gringo; es decir, si los migrantes (no mexicanos) están seguros en México, ya no tienen derecho ante los EU a pedir asilo, siendo el gobierno mexicano el que le haga el trabajo sucio al estadunidense, contra organizaciones migrantes, criminalizándolas como terroristas, y sellando militarmente nuestra frontera sur, o cerrando el Istmo de Tehuantepec, a 160 kilómetros tierra adentro.
México se obliga a comprar productos agrícolas de EU por miles de millones de dólares, condenándonos a seguir siendo dependientes en alimentos.
Más «la colaboración directa del gobierno de los EU» en varios rubros les permitirá operar legalmente en territorio mexicano.
Trump ha dicho: «Con México se acordaron cosas que no se informarán; pero se darán a conocer en su momento.»
¿Cuáles son esas cosas secretas que violan principios de claridad y transparencia?
En poco tiempo, a Ebrard le va a costar cara la frase: «Salimos con la dignidad intacta».
El pícaro Porfirio Muñoz Ledo, quien es inteligente, se sintió obligado a decir: «Es inmoral el doble rasero. En la frontera norte pedimos que nos abran la puerta. Y en la frontera sur se nos pide cerrar la puerta para hacerle un oscuro favor a EU».
La presidente de la Cámara de Diputados de EU, Pelosi, dijo: «El acuerdo entre EU y México viola los derechos humanos de los migrantes».
¡Cierto!, México perdió, y seguimos sometidos a Trump; éste ya le tomó la medida a AMLO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.