Entre demandas a RYMSA y mala calidad del material con que se construyó, Calzada Juárez poco a poco se deteriora más

A. Molinero

Sin que al menos las últimas dos administraciones atinen a finiquitar las supuestas demandas que existen contra la constructora RyMSA que inició la construcción de la Calzada Juárez desde el mes de noviembre del año 2013 por la mala calidad de materiales que utilizó, la arteria poco a poco se deteriora más en perjuicio de los automovilistas que solo han visto como pasan los años y los funcionarios parece que no quieren entrarle a buscar la manera de que la calzada sea reconstruida por los graves problemas por los que atraviesa.

Y es que primeramente en Marzo del año 2017, el concreto de una parte de la calle que se esperaba durara 30 años en buen estado se levantó, lo que obligó a la administración de Alfonso Martínez Alcázar a repararla aún cuando supuestamente había una demanda interpuesta, mientras que el pasado sábado 15 de junio de este 2019, otra parte, también «se levantó» aunado a las cuarteaduras que presenta desde hace al menos tres años y que no han sido subsanadas ni por la constructora, ni por la autoridad en turno.

En marzo del 2017 se precisó por funcionarios municipales, que no podían intervenir para su reparación por que la empresa Rymsa tenía interpuesta una demanda penal «por adelgazar el concreto utilizado en un 70 por ciento» de esa obra que costó 110 millones de pesos y que consta de un trayecto de 1.5 kilómetros en carriles centrales y laterales, aunque finalmente los funcionarios de ese entonces decidieron privilegiar la seguridad de los automovilistas y colocaron nuevamente concreto en los más de 10 metros cuadrados que resultaron afectados en su momento.

En abril de ese 2017, es decir un mes después, el ayuntamiento explicó que decidió que un despacho externo al municipio llevara el caso de la demanda contra la empresa constructora de la Calzada Juárez lo cual permitiría que no se le pagará ni un solo peso al despacho hasta que tuviera resultados que se esperaba fueran positivos, resultados que nunca se dieron a conocer.

En aquella ocasión el Contralor Municipal, José Benadad Orozco Toledo explicó que se decidió por un despacho externo por que a veces contratar despachos por honorarios, «solo dan largas y entre más se tarde el caso, para ellos es mejor por que mientras dure el juicio ellos cobran y eso iría en contra del erario municipal si no hubiera los resultados deseados» y agregó que en seis meses más, es decir en septiembre del 2017, ya habría un veredicto hasta esperar la sentencia definitiva.

Para abril del 2017, se generó una controversia con Wilfrido Lázaro Medina en cuyo mandato se realizó la obra pues por un lado, el contralor Orozco Toledo dijo que no tenía conocimiento de que Lázaro Medina hubiera interpuesto demanda alguna contra la empresa mientras que Lázaro Medina, aseguró que hacía 20 meses que la empresa estaba demandada, «esa obra está sancionada desde hace 20 meses que se presentó una denuncia penal contra la empresa, eso fue hace 20 meses más o menos, ¿qué ha pasado?, más bien habría que preguntarle a la autoridad actual (contralor Orozco Toledo), qué ha hecho al respecto pero lo que hicimos nosotros cuando vimos las fallas, fue intervenir de inmediato», lo cual fue desmentido en ese tiempo por José Benadad Orozco como titular de la contraloria municipal.

Finalmente buscamos la versión de la administración municipal actual pero luego de su viaje a Perú, ahora el Secretario de Urbanismo y Obra Pública, Sergio Adem Argueta, se encuentra de viaje ahora en la Ciudad de México por lo que sería hasta este martes cuando pudiera dar su versión de lo que está sucediendo con el concreto afectado de la Calzada Juárez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.