Real y metafóricamente AMLO NOS BAILÓ

Marco Antonio Aguilar Cortés
Con el triunfo electoral del 1 de julio del 2018 llegó a manos de Andrés Manuel López Obrador el poder presidencial, ya que sin abdicar formalmente, el presidente Peña Nieto le entregó los bártulos del mando.
El candidato AMLO trabajó mucho durante sexenios para triunfar, recibió vasto y oculto apoyo gubernativo, y se dedicó a prometer en exceso a los mexicanos.
Respecto a los problemas engorrosos de inseguridad, miseria, ignorancia, corrupción. desempleo, explotación, salud, vivienda, educación, y todos los demás que se denuncian, el candidato AMLO empeño su palabra de que en llegando a la presidencia los solucionaría por ese simple hecho de éxito.
Fue un burdo engaño, y un incumplimiento cabal; y ahora a 365 días de distancia, la mayoría ciudadana con responsabilidad observa que, el presidente AMLO también nos llevó al baile, real y metafóricamente.
Hasta las cosas superficiales que parece haber cumplido (no tener avión ni vivir en Los Pinos ni que su esposa dirija el DIF, etc.) son irrelevantes ante los conflictos peligrosos que nos siguen aquejando.
A un año de esa victoria electoral, en donde la mano negra oficial sumó 30 millones de votos, nuestro país va, en la vía de la comedia, proa a la teatralidad, y en el camino del drama rumbo al caos.
Un simple ciudadano como yo, pide al presidente de todos los mexicanos, que medite un poco, pero con responsabilidad, de que nunca será demasiado tarde para mejorar el rumbo, y perfeccionar la acción gubernativa, respecto a nuestra delicadísima realidad.
En cadena nacional ejecuta actos ilícitos el presidente: «instruyo al director de PEMEX para que no se use ese plan de exploración…», cuando la máxima autoridad de PEMEX es un consejo, dada su descentralización por norma jurídica legislativa. Los anteriores presidentes si se metieron con PEMEX, cuidaron formas, pero AMLO lo hace con cinismo, todo porque a su decir, él sí es honesto, cuando ordenar en PEMEX es más que una deshonestidad, es un conducta violatoria de la ley.
Militarizar a México con Guardia Nacional y con sabor a AMLO acarreará más problemas que soluciones. Qué podemos esperar de un gobierno desorganizado contra un crimen organizado.
Política de austeridad contra de todo lo productivo, pero un derroche de decenas de miles de millones de pesos para las tropas de asalto electoral.
La reforma educativa lopezobradorista ni es reforma ni es educativa.
Las acciones del gobierno federal actual son tan neoliberales como las de los sexenios próximo anteriores. La libre concurrencia sigue su marcha, y sólo fue sepultada de palabra, ya que goza de cabal salud.
La reforma laboral ni arranca ni respira, menos el desparramadero de las secretarías del ejecutivo federal a diversas entidades federativas. El desempleo crece, y el salario que aumentó tiene más baja capacidad de compra que el anterior.
AMLO nos seguirá llevando al baile. ¡Salvo…!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.