AMLO y Krauze  MEXICANOS DE NUESTRO TIEMPO

AMLO y Krauze MEXICANOS DE NUESTRO TIEMPO

Andrés Manuel López Obrador y Enrique Krauze Kleinbort son dos mexicanos de nuestro tiempo; AMLO nacido en Macuspana, Tabasco, en 1953, y EKK oriundo de la CDMX en el año 1947.

Enrique Krauze, egresado de la UNAM como ingeniero industrial, tiene varias licenciaturas, maestrías y doctorados, en instituciones superiores de diversos países, y es autor exitoso de varios libros.
López Obrador, egresado de la UNAM, con licenciatura en Ciencias Políticas, siendo activísimo líder militante, ejerce en la actualidad como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.
Ambos, independientemente de que estemos o no de acuerdo con lo que expresan y hacen, merecen respeto como seres humanos, pero sobre todo como mexicanos, pues constituyen parte de nuestro patrimonio.
Pero, ahora, AMLO es presidente de todos los mexicanos, y EKK es un simple gobernado, por lo que la relación no es de igualdad; y el honroso cargo le impone a Andrés Manuel mayor responsabilidad.
Con ese fondo, el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro Ramírez, ante las manifestaciones violentas que se han suscitado en Guadalajara y orientadas en su contra, denunció de manera directa al gobierno federal de ser el provocador de tales furores.
A esa acusación tan firme, AMLO respondió: “Tengo diferencias con el gobernador de Jalisco, pero no tengo ningún propósito de afectar a autoridades locales”.
Al mismo tiempo Enrique Krauze mensajeó: “El gobernador Enrique Alfaro honra la tradición liberal de Jalisco. También Mariano Otero sufrió gallardamente el acoso injusto del gobierno. Y pasó a la historia por resistir”.
Y de inmediato el presidente AMLO replicó a Krauze en forma tangencial: “Un intelectual orgánico Lucas Krauze Alamán tomó partido, o mejor dicho reafirmó su conservadurismo”.
Agregando un lapidario recado dirigido a todos los mexicanos: “Se acabó la simulación y las medias tintas, pues llegó el momento de definirse en favor o en contra de la transformación del país… se está por la honestidad o por la corrupción… o se apuesta a mantener los privilegios de unos cuantos a costa del sometimiento y empobrecimiento de la mayoría de los mexicanos… o somos conservadores o somos liberales”.
AMLO daña su calidad de presidente de México al responder así a Krauze, ya que, sin razonamiento válido, insulta con un apodo; tan anodino como si al presidente le dijeran Andrés Manuel López de Santana.
Por otra parte, la simulación más a la vista es la mentira de AMLO: prometer como candidato lo que no ha cumplido como presidente.
Las medias tintas más ofensivas son de AMLO: o está contra el crimen organizado, o está a su favor.
Transformar a México en país pobre, limosnero, ignorante, marihuano, enfermo, esclavo de la delincuencia, y con gobierno incapaz y corrupto: NO, mil veces NO.
Queremos la honestidad de todos. Estamos contra toda corrupción, comenzando por el gobierno actual, el que está arriba de la escalera.
Reprobamos los privilegios, comenzando por los de AMLO y los miembros de su gabinete, con sus sagradas familias.
Estamos contra el empobrecimiento de la mayoría de los mexicanos, a donde nos conduce la política del presidente AMLO.
Con la trágica realidad del 2020, resulta pueril preguntar si somos “conservadores” o somos “liberales”; conceptos históricos y abstractos que han perdido sentido de aplicación, aquí y ahora.
Duele que la ignorancia presidencial nos lleva hacia su rancho: “La chingada”; aun así, Krauze y AMLO son personajes de nuestro patrimonio humano. ¡Al tiempo!

Opinión