Aerolíneas mexicanas, en riesgo de “aterrizar” en bancarrota

Aerolíneas mexicanas, en riesgo de “aterrizar” en bancarrota

La pandemia de Covid-19 nubló el panorama para las aerolíneas mexicanas pues, a pesar de que el tráfico de pasajeros creció a doble dígito desde 2015, a principio de año las compañías reportaron pérdidas.
Por lo tanto, existe el riesgo de que alguna caiga en concurso mercantil para continuar operaciones, pero sin pagar deudas.

En el primer trimestre del año, Aeroméxico perdió 2 mil 508 millones de pesos; Volaris perdió mil 493 millones, y Viva Aerobus, 23 millones. Interjet no da a conocer sus estados financieros, por lo que no se sabe si tiene pérdidas o ganancias.
Las aerolíneas atribuyeron el mal resultado al inicio de año a la depreciación del peso y la caída del tráfico de pasajeros por el coronavirus.
Sin embargo, las aerolíneas tienen problemas desde hace tiempo.
Ya desde el último trimestre de 2019, Aeroméxico tuvo una pérdida neta de 57 millones de pesos.
Fernando Gómez, analista del sector, explicó que esta situación se debe a varios factores: la guerra de tarifas para competir en las mismas rutas, el precio de la turbosina y los costos por operar en aeropuertos.
“La guerra de tarifas sirvió para calentar un mercado o ruta, pero fue errónea, pues mantuvieron rutas subsidiadas con las que sí eran rentables y no tuvieron ganancias.
“Todas tienen problemas financieros, no obstante que el tráfico de pasajeros ha aumentado a dos dígitos en los últimos cuatro años. Las ganancias no fueron proporcionales a este crecimiento porque financiaban esas rutas”, explicó.
Volaris y Viva Aerobus han competido con Aeroméxico e Interjet en rutas de alta demanda, como Ciudad de México-Cancún, Ciudad de México-Monterrey y Ciudad de México-Guadalajara, entre otras.
Infecta operaciones
La llegada del coronavirus puso a todas en riesgo de entrar en concurso mercantil, pues en abril y mayo redujeron hasta 90% su capacidad de transporte de pasajeros.
Jonathan Félix, analista de Verum, dijo que en este momento lo más importante para las aerolíneas es conservar su liquidez.
“Ahora, las que caigan en bancarrota no dejan de operar. Ofrecen sus servicios, pero conservan su liquidez porque no pagan deudas. Y si ni así salen adelante, entonces ya entran en quiebra”, explicó.
Por lo tanto, se espera que todas renegocien deudas, pagos a arrendadores de aviones, proveedores, a quienes le compran combustible y a grupos aeroportuarios. Y las que tienen aviones propios, como Aeroméxico, podrían venderlos.
Recientemente, Aeroméxico renegoció una deuda de corto plazo por 400 millones de pesos. Mientras, Volaris tratará de retrasar la entrega de 18 aviones.
Más deudas
En abril, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), suspendió a Interjet de su Cámara de Compensación por falta de pagos.
La cámara es un sistema financiero que le permite a las aerolíneas vender boletos vía otras líneas.
Interjet también debe dinero a Aeropuertos y Servicios Auxiliares por la compra de turbosina.
La semana pasada, la IATA advirtió que de no haber medidas gubernamentales, es probable que otras compañías caigan en concurso mercantil como Avianca y LATAM.
“Necesitamos que se empiecen a reactivar sus vuelos domésticos, no se puede esperar más allá de julio.
“Y el aporte financiero, la mayoría de nuestras compañías latinoamericanas tienen liquidez para máximo dos o tres meses y ya estamos entrando al cuarto mes prácticamente en tierra. Si seguimos por este camino vamos a tener muchas líneas aéreas en Capítulo 11”, dijo Peter Cerdá, vicepresidente para las Américas de IATA.
La Cámara Nacional de Aerotransportes no hizo comentarios.

Nacional