Por violencia, familias enteras huyen de Tierra Caliente, Michoacán

Por violencia, familias enteras huyen de Tierra Caliente, Michoacán

Mujeres, niños, ancianos, jóvenes y adultos no soportaron más la violencia y la inseguridad en la Tierra Caliente de Michoacán, por lo que decidieron liberarse y abandonar sus terruños.

Se fueron en sigilo, en busca de paz y de un mejor futuro, dejaron sus casas, sus animales domésticos y sus comunidades.
Familias enteras huyeron de las balaceras, de los secuestros, de las extorsiones; y también para evitar que sus hijos fuesen reclutados por «La Maña», como le llaman a las células delictivas.
Sacerdotes de la diócesis de Apatzingán denunciaron públicamente que el crimen quema y tirotea casas en la región cuando no se cumplen sus exigencias.
Cinco familias de Tierra Caliente acudieron a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) a denunciar que tuvieron que salir de sus municipios por la inseguridad generada por grupos del crimen organizado.
«El desplazamiento de familias es un fenómeno que existe en los municipios de Apatzingán, Tepalcatepec y Aguililla», admitió el visitador regional de la CEDH, Juan Plancarte Esquivel.
Reconoció que la gente tiene temor de acudir a la Comisión a denunciar las violaciones a los derechos humanos de que es víctima.
En entrevista, Plancarte Esquivel instó a los tres órdenes de gobierno a trabajar conjuntamente para dar atención integral a las familias desplazadas por la inseguridad.
Se pronunció a favor de que se habilite un lugar en donde puedan estar con certidumbre las familias que han sufrido los embates del crimen en Michoacán.
No existen cifras precisas de las familias que escaparon de la región de la Tierra Caliente, porque son muy pocas denuncias del éxodo por el miedo.
También, en el mes de agosto del año anterior, en el municipio de Parácuaro, el crimen generó una escalada de violencia que propició que la gente emigrara de sus comunidades dejando «pueblos fantasmas».
Sobre los desplazamientos obligados, las autoridades municipales se niegan a declarar por temor a represalias de «La Maña».
La diáspora michoacana la provocaron fundamentalmente el cártel Jalisco Nueva Generación y Los Viagra, quienes se disputan el control de tráfico de matanfetamina, de marihuana y de amapola.
Ambos grupos delictivos han convertido comunidades como La Bocanda, El Guaje, Pizandaro, Cenobio Moreno, Uspero, Las Crucecitas, en campos de cruentas batallas.
A juicio del titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado, Israel Patrón Reyes, la violencia generada por el crimen «es porque nosotros estamos actuando sobre ellos».
Remarcó que el trabajo conjunto entre la federación y el estado de Michoacán «nos ha permitido ampliar el aseguramiento de armamento, vehículos robados y la detención de probables responsables».
«La operación es continua y permanente contra el crimen», dijo el funcionario del gobierno de Silvano Aureoles Conejo.
En contraparte, el Departamento de los Estados Unidos activó la alerta de viaje en contra de Michoacán por la presencia de la delincuencia organizada.
Además, reconoció que el gobierno estadounidense tiene una capacidad limitada para proporcionar servicios de emergencia a sus ciudadanos.
E incluso los viajes de los empleados del gobierno de los Estados Unidos están prohibidos o significativamente restringidos a Michoacán.
Los empleados del gobierno de Donald Trump no pueden viajar entre ciudades después del anochecer y no pueden tomar taxis en las calles.

https://www.milenio.com/estados/violencia-familias-enteras-huyen-tierra-caliente-michoacan

Policíaca