28/10/2021

Aumentaron los sistemas para tratar aguas residuales en Michoacán

 

Morelia, Michoacán, a 21 de septiembre de 2021.- Desde el primer día del gobierno estatal, ampliar la cobertura de saneamiento de las aguas residuales fue una de las prioridades número uno en Michoacán y tras 6 años, con una inversión histórica de 616 millones de pesos, se ejecutaron 64 acciones que hoy permiten contribuir en el cuidado de los cuerpos de agua y el entorno natural de la entidad.

Por el bien de Michoacán, durante la administración del Gobernador Silvano Aureoles Conejo, se rescataron del abandono varias Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) que se dejaron inconclusas o sin operar; otras se rehabilitaron, modernizaron o iniciaron su construcción, pero el punto en común de todas fue incrementar la infraestructura para proteger la salud de la población.

Con este propósito, mediante la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas (CEAC), se impulsó que fueran una realidad las plantas tratadoras en Nahuatzen, Vista Hermosa, Ixtlán y Tlazazalca, mismas que forman parte de las acciones implementadas para la correcta conducción de las descargas, su saneamiento y la reutilización del vital líquido en otras actividades humanas o agrícolas.

Además, se llevaron a cabo obras sobresalientes en San Felipe de los Herreros, municipio de Charapan; en la localidad de San Francisco Pichátaro, en Tingambato; en Santa Clara del Cobre, en Salvador Escalante y en Pátzcuaro, con la rehabilitación del sistema de San Pedrito.

Las dos últimas son de especial relevancia debido al impacto que generan en los Lagos de Zirahuén y de Pátzcuaro, respectivamente, ya que se incrementó su capacidad para sanear una mayor cantidad de litros por segundo de aguas residuales y con lo cual se evita que éstas contaminen estos importantes acuíferos.

La dependencia también rehabilitó las PTAR de Zitácuaro y Lagunillas, así como construyó las de Paracho, Huetamo, Tanhuato, Aquila, Briseñas, Irimbo, Cherán y Tuzantla. Igualmente se rescataron las de Buenavista Tomatlán y Apatzingán, en donde se instaló un emisor para ponerla en marcha tras años de abandono.

Otro ejemplo es Quiroga, en donde se edificaron las plantas tratadoras de San Andrés Tziróndaro y de la cabecera municipal, así como los humedales de Sanambo, Caríngaro y Santa Fe de la Laguna, con lo que se ha contribuido también a la conservación del Lago de Pátzcuaro.

En la mayoría de los casos, la infraestructura de saneamiento requiere grandes inversiones y varias etapas para ponerl en pie, pero, sobre todo, exige su operación por parte de las administraciones municipales, quienes son responsables de su mantenimiento y funcionamiento para lograr al 100 por ciento el propósito por el que fueron construidas.

 

A %d blogueros les gusta esto: